Todos diseñamos

Siempre he sentido un gran respeto por otras disciplinas creativas, sobretodo por aquellas que lindan con el diseño. Supongo que el conocer de primera mano la dificultad que entrañan y al mismo tiempo sentirme víctima de la ignorancia social, me hace empatizar con otros profesionales.

Soy consciente de que, a la hora de realizar mis proyectos, tengo que caminar por determinadas zonas fronterizas, sobretodo en temas secundarios dentro de algún proyecto mayor (una ilustración, una fotografía, un espacio) y que por extensión, presupuesto o tiempo no se puede recurrir a un especialista.

Pero nunca se me ocurriría decir que soy ilustrador, fotógrafo o interiorista, de la misma manera que no diría que soy cocinero por hacerme la comida a diario.

Por eso me llama mucho la atención cómo la gente miente descaradamente en sus perfiles profesionales. Entiendo que cuando haces un proyecto gestionas tu tiempo y tus recursos, planteas tus referentes y tu estilo, desarrollas elementos gráficos y compones láminas, redactas textos y maquetas memorias. Pero de ahí a ser Gestor de Proyectos, Director de Arte, Diseñador Gráfico, Redactor o Diseñador Editorial, hay bastante recorrido…

Supongo que al diferenciar entre lo que soy y lo que sé hacer me cierro puertas, pero si quiero que me respeten debo empezar por mi mismo.

Dime lo que piensas...